martes, 11 de marzo de 2008

La diosa - الإلاهة

al-’ilāha. La diosa… ¿Acaso voy a hablar de la antiquísima Diosa Madre venerada por casi todos los pueblos que en el mundo son y han sido, bajo nombres tales como Isis, Ístar, Astarté, Cibeles o la propia Virgen María? No, amiguitos, no. ¿Acaso voy a hablar de Eva Green? Frío, frío, nenicos. ¿Acaso de alguna otra moza que «sufra» de esteatopigia o megalomastia? Pues mira, tampoco. La diosa con la que voy a daros el tostón no es otra que la diosa Juno. No la diosa Yuno, no, sino la diosa Juno, así, con una jota de jamón más grande que América (y que Asia).

No me gusta nada criticar las traducciones de los demás, porque la única regla que no hay que olvidar en traducción es que nunca existe una sola manera de traducir una palabra o una frase. Hay muchos factores. La mayoría de las veces, el traductor tiene que tomar decisiones comprometidas sin poder explicar luego por qué se ha decantado por una opción en concreto. A mí en particular me gusta mucho que la traducción busque producir en el receptor el mismo efecto que el original produjo en sus receptores originales. Esto no siempre es posible, claro está, y no se puede adoptar como dogma, pero creo que un traductor que no sea cobarde, un traductor con voluntad de estilo, tiene que intentar conseguir que sus traducciones respeten el original pero parezcan originales a su vez, que sean naturales en la lengua meta.


Un ejemplo:

On either side the river lie
Long fields of barley and of rye,
That clothe the world and meet the sky;
And thro’ the field the road runs by

To many-tower’d Camelot;

And up and down the people go,
Gazing where the lilies blow
Round an island there below,

The island of Shalott.

A los dos lados del río
hay centeno y hay cebada,
los dos campos infinitos
se pierden en lontananza.

Un camino entre los campos
que de espigas se engalana
va a la bella Camelot,
a sus torres y murallas.

Mira la isla en el río
todo viajero que pasa.
Mira la isla de Shalott:
en ella los lirios cantan.


La regla general es que hay que mantener el número de versos, y eso es lo que yo haría si me encargasen una traducción para una edición crítica. Sin embargo, aquí, los 9 versos del original se convierten en 12 en la traducción. ¿Por qué? Pues porque el traductor ve que el original es épico y popular a la vez, recitable, y elige para la versión española una estrofa que tenga un efecto parecido en español: el romance, con octosílabos y rima asonante en los versos pares. ¿Alguien podría decir que esta traducción no respeta el sentido del original? De hecho, ¿alguien podría decir que no respeta la forma, cuando transmite lo mismo usando para ello los recursos de la lengua meta? ¡Bien por el traductor!



Otro ejemplo de un texto corto. Os pongo primero la traducción y después el original. El objetivo es respetar lo que dice el original pero redactarlo de forma natural en español:

Desde un punto de vista algo diferente, Michael Landes, autor de la Guía secreta para aventuras laborales a corto plazo ('Back Door Guide to Short Term Job Adventures'), dice: «Muchos serán quienes anden tras los reclamos de la sociedad —éxito profesional, riqueza, poder, fama—, pero los verdaderamente inteligentes se darán cuenta de que estas circunstancias son absolutamente secundarias, superfluas y contraproducentes».

From a slightly different perspective, Michael Landes, author of the Back Door Guide to Short Term Job Adventures, says “The lures of society — professional achievement, wealth, power and fame — will be pursued by many, but the wise ones will realize these traits are merely incidental, extraneous, and self-defeating…”

Fijaos en que el traductor, eficiente él, ha tenido que enfrentarse a un problema: ¿ha sido traducido el libro del tal Michael Landes al español? Resulta que no, así que ha decidido traducirlo y dejar el título original entre paréntesis. ¿Y os habéis fijado en cómo ha respetado las convenciones ortográficas de ambos idiomas para usar la raya o las comillas? Qué fiera el tío…



Dicho esto, ¿a qué viene todo este tostón, que hacen falta varias vidas para leerse este pasaje tan largo? Pues a que he visto Juno y no he podido olvidarme en ningún momento de que es una traducción, porque, salvo en algún caso excepcional de gran brillantez («los miro cuando salen a correr y sólo veo cipotes»), no me han gustado las decisiones de este traductor:
  • Las elecciones léxicas en el vocabulario de Juno
    Está claro que, sin olvidar que habla con la frivolidad de un adolescente, tiene que transmitir inteligencia y mordacidad sin caer en el ridículo. No me parece que se haya hecho un esfuerzo para conseguir transmitir esto en español, desde luego. Tronco por allí y tope mazo guay por allá, cuando yo creo que un macho y un está to guapo, así, al azar y a vuelapluma, habrían servido mejor. También hay otro momento en el que Juno habla de niños asexuados, sin genitales, pero en la traducción habla de bebés sin chisme, y qué queréis que os diga: para mí, un bebé sin chisme es una niña. Aunque, lo dicho, la cosa va en gustos y no se puede ser dogmático.

  • Se dejan tal cual realidades culturales anglosajonas sin sentido en español
    ¿Qué coño es el Sunny D /sani de/? Porque habría visto bien que Juno dijera que se había hinchado a Sunny, o a Sunny Delight, o incluso a zumo de naranja, pero Sunny D no significa nada y, en caso de que sea un ejemplo de la jerga personal de Juno, una adolescente española no usaría iniciales para hacer eso… También hay momentos en los que hablan de gente que no conoce absolutamente nadie en España («me encanta, se parece a Sam Simmons» o algo así) o hacen gracias incomprensibles (tía, me estoy meando más que el caballo de Sun no sé qué…: ¿qué español conoce ese caballo o esa marca?).

  • Cómo ha resuelto algunos problemas de traducción
    Por ejemplo, la canción que cantan a dúo pone el broche a la peli y es importante lo que dice: ¿por qué no ha decidido subtitularla para los cines españoles?
El ejemplo con el que termino este pasaje tan horrorosamente largo (que sí, que termino), es el título de la película y el nombre de la protagonista: Juno. ¿Cómo lo tiene que pronunciar un hispanohablante? Las dos posibilidades y las ventajas que les veo son:
  • Yuno
    La protagonista es americana y hay un momento en el que le preguntan: «¿Juno? ¿Como la ciudad en Alaska [Juneau]?»

  • Juno
    Con jota, como el nombre de la diosa en español, que al fin y al cabo explican que de ahí viene su nombre.
Yo tengo claro que si alguien se llama Michael no se llama Miguel, pero en este caso… ¿Tan importante es mantener la pronunciación original para no perder la coña con una ciudad de Alaska que prácticamente nadie conoce en España? Y si el protagonista se llega a llamar Hércules, ¿habría dicho en español «me llamo Jérquiulis, como el héroe griego»? En fin, que no me ha gustado la traducción de esta película: no me ha hecho falta ni conocer el original para criticar la baja calidad del producto final en la lengua y cultura meta. ¿Dónde estarán quienes tradujeron tan maravillosamente La vida de Brian?



P.D.: No hablo de situaciones en las que, simplemente, el traductor no ha entendido el original, porque eso ya son palabras mayores. En Ciudadano Kane, por ejemplo, se habla de un tal John Doe como si existiese con ese nombre y apellido, cuando en realidad es como se llama en inglés a personas o cadáveres cuya identidad se desconoce (si es mujer, Jane Doe). En este enlace tenéis a un hombre que ha analizado cinco errores de este tipo en Blade Runner. ¡Peliculón! ¡PELICULÓN! Ahí mismo, si aún os queda resuello, podéis leer el comentario buenísimo e ilustrativo que hace una traductora, explicando que muchas veces hay plazos y muy malas condiciones de trabajo (empieza diciendo «Vaya por delante que el análisis…»).

P.P.D.: En realidad, el 97% de los traductores acaba dedicándose a la traducción técnica, donde sus principales problemas no son el estilo o la sutileza en el matiz sino la precisión terminológica; pero bueno, ahí queda eso.

P.P.P.D.: Para los que hayáis llegado hasta aquí sin ataros una soga al cuello, un premio. ¿Cuánto hace que no os emocionáis con una canción? He aquí la última que me ha puesto a mí los pelos de punta: No cars go, de The Arcade Fire. Los dos minutos finales son de lo más bonito que he oído nunca:

19 comentarios:

Paul Spleen dijo...

Javi, gracias por la canción.

No os quejéis de lo largo que es el post, señores, que, total, escribo uno cada dos semanas… ;o)

Diana dijo...

¡Mi querido Ramón...! Como compañera tuya en este bizarro mundillo del amor a las lenguas (y a los idiomas también), ¡te pido que no dejes de regalar a tu público más entradas como ésta! Eres gran traductor y gran intérprete... eres grande, Ramón, ¡¡¡eres grande!!! :D
¡¡¡Un besico!!!

Diana

Herblay dijo...

Yo dejé de leer cuando dijiste que no ibas a hablar de Eva Green...

Es broma, lo leí, también seguí el link hasta el análisis de la traducción de Blade Runner. Digno de nota (buena).

¡Muy interesante post!

Anónimo dijo...

Pol,

Post a post, opinión tras opinión, me enamoras sin remedio ;o)

A man after my own heart.

Brilliant post,

Prima

chexpirit dijo...

N del T: Yo creo que no puedes traducir como te salga de los cojones amigo mío. A mi me llevan los demonios cuando en futurama hablan de Tamara o chiquito de la calzada. Prefiero que me hablen de un tipo que no conozco y molestarme en buscar quién coño es.
Mucho afán de protagonismo queréis los traductores ahora que los que hacen por ordenador os comen el terreno MUAHAHAHAHAHA!

Paul Spleen dijo...

Pues mira, Chexpirit, yo creo que sí, y me apoyo en siglos y siglos de Teoría de la Traducción, de traductores bíblicos y literarios: es una posibilidad como cualquier otra. Entre la literalidad absoluta y la invención pura está el equilibrio, y en cada caso concreto hay que decidir usando el sentido común.

Claro que produciría extrañeza que Juno confesara que le pone Miguel Bosé, pero ¿qué tal que le ponga George Michael aunque en el original ponga Peter Townsendhiller? ¿Y si Juno fuera una película armenia? Y la versión original siempre está ahí para ti, capulli. Tendrías que explicarme por qué queda eso mal en Futurama en cada caso concreto y ver si estoy de acuerdo contigo, que puede ser… o no.

¿Quedaba mal en Shrek (¿a quién le importa lo que decía el original en vez de «ahora vas y lo cascas»?) o en La vida de Brian («¿La paz? Que te folle un pez»)? Yo creo que no, el original no es sagrado. En los cómics de Astérix han hecho eso toda la vida y queda de muerte. En Sabrina sí quedaba fatal, por ejemplo, tres rubias americanazas ahí hablando de José Luis Perales…

Paul Spleen dijo...

Uf, si al hablar de traducción consigo comentarios inteligentes de insignes glosófilas como Diana y Prima, me parece que se acabaron los días de los vídeos de Paco y las fotos marroquíes…

También atraigo los comentarios tontunos de tíos polémicos como Chexpirit, pero qué se le va a hacer… ;o)

chexpirit dijo...

Cuán envidiosos sois los bloggers gafapastas como tú.
¿Peter Townsendhiller? ¿Quién es ese? ¿El hijo del guitarra de los Who? Pues sí que me molesta que digan George Michael en vez de un personaje armenio, porque son matices que de verdad se pierden por tratar a la gente como estúpida.

Respecto a lo de Shrek y la vida de Brian sí que te doy la razón a regañadientes, porque las frases hechas traducidas de forma literal sí que quedan mal y pierden el sentido, pero muchas veces deberíais estar quietecicos para que no se produzcan cosas irrisorias. Ejemplos:
1.-"Lost" en méxico se llamaría "extraviados" si por vosotros fuese
2.-"Ice queen" pasó a llamarse por algún colega tuyo "Soñando soñando triunfé patinando"
3.- Gracias a tus colegas los traductores mejicanos, en los libros de informática tenemos cosas como controlador y controladora para cosas distintas, arreglo para decir array o tabla e infinidad de palabras a las que han querido dar una traducción cuando no la necesita por vuestra soberbia y afán de protagonismo.
Dixit

Paul Spleen dijo...

Sí, tío, yo y mis colegas los traductores somos como "los canteros" de Los Simpsons, ¿no te jode?

1.- No he dicho que haya que poner George Michael, sino que es una opción posible que puede no ser mala en algunos casos.

2.- Cuidado al criticar, porque demuestra uno sus carencias. En México se dice extraviarse con mucha mayor frecuencia que perderse. Si hubiesen puesto Perdidos les habría sonado raro. Si en España hubiesen puesto Extraviados sonaría raro. Me has puesto precisamente un ejemplo de buena traducción localizada, y no como hacían antes, que usaban la misma traducción en todo el ámbito hispanohablante. Por el mismo motivo, en Francia se llama Les disparus (Los desaparecidos), y no Les perdus. Zaca.

3.- ¿Qué te hace pensar que ha sido un traductor quien ha decidido ponerle ese título a The Ice Queen? Y de haber sido un traductor, ¿qué te hace pensar que a mí me parece bien poner ese título? No proyectes, anda. Plaf.

4.- ¿Qué culpa tengo yo de lo que te hacen tus traductores mexicanos? Allá ellos. El uso decide y sois los informáticos quienes decidís qué términos quedarán y cuáles no. Ahora bien, tampoco hay que tenerle miedo a la normalización: en España ha quedado software y ya está asentado (me parece muy bien, y atrás han quedado, aunque en algunos contextos se siguen usando, propuestas como soporte lógico), pero en catalán y en francés lo han adaptado de forma natural y no ha habido manifestaciones de informáticos por las calles (programari y logiciel, respectivamente). Nada impide que en México normalicen cosas que aquí no se normalizan, o viceversa. La propia palabra "ordenador" fue una adaptación francesa de computer (ordinateur) y después la adquirimos nosotros: en Sudamérica se pijan el culo todavía de nosotros por haber normalizado eso en vez de usar el parónimo "computadora". Zasca, en la cepa de la oreja. ;o)

Te espero con el machete entre los dientes...

K dijo...

No recuerdo haber leído tanto en los últimos 35 años... vaya, que creía que el pasaje era largo hasta que he llegado a los comentarios (y espero que no respondas a éste con ochenta y cuatro párrafos de facturación casera y dudosa calidad). Yo sólo quería añadir aquí que me parece que "The Simpsons" se tendría que llamar "Los Sánchez" y que creo que el que ha traducido esos dos textos en colores que has puesto...es un patata. Porque no le conozco, que si no, le diría algo como "anda, macho, déjate la traducción y dedícate a algo útil"... siempre faltará mano de obra para coger limones y despegar chicles de los bancos públicos.

Aparte de eso, ya era hora de que pusieras un comentario sin vídeos de Paco.

Let's go, old folks.

Herblay dijo...

Doy fe (de nuevo) de que los latinos se pijan el culo con lo de "ordenador". Ay, si Colón hubiese sido pastor ovejero, qué de problemas nos habríamos ahorrado (entonces y ahora).

chexpirit dijo...

Haciendo alarde de corporativismo defiendes a los de tu calaña tratando de refutar lo irrefutable cual gato panza arriba, arañando las últimas migajas de una profesión que agoniza por la proliferación del idioma de Shakespare y trabajos en inteligencia artificial aplicados al lenguaje natural.

Cuando todos hablemos inglés y el resto de lenguas sean lenguas muertas quedaréis relegados al ostracismo y la marginalidad.
Ya lloraréis como los campesinos con la llegada de las máquinas durante la revolución industrial.
¡CATACROCKER!

Te has tragado el machete haciendote un corte en la comisura de los labios y por la calle te preguntan si eres el hijo de Carlos Lozano y María Abradelo.

Paul Spleen dijo...

Sí, tío, me has hecho una episiotomía bucal en toda regla… ;o)

Otro día hablaré (menos extensamente, lo juro) de la machine translation y la machine-aided translation… Sólo dejo caer una pregunta: ¿has visto los carteles con información turística que han proliferado por toda Murcia? ¿Has visto la versión inglesa? No hay más preguntas.

K dijo...

Espero que tampoco haya muchas más respuestas...

Poeta de Zeneta dijo...

Joder, ¡¡vaya gresca!!
La que mantiene el chespirito,
A mi me la trae fresca
¡¡Pero dale caña a este chulito!!

El Pol sera sustituido,
Por un aparato a pilas
Vibrante y muy pervertido
Que por el culo se meten los lilas.

Dejaros de Soplapolleces,
Pues os las dais de culturetas,
Lo que a la gente enriquece
Es el morbo de unas Tetas.

Por cierto hablando de Juno
Yo lo conozco en persona,
Es un tipo muy viejuno
Y bastante Pintamonas.

Polémico implacable dijo...

Hago una propuesta: ¡Creador!, puedes hacer un blog sobre traducción, y que cada comentario sea un post.

No voy a analizar cada comentario (porque entre otras cosas, dentro de 9 horas trabajo, y no creo que me diese tiempo). Pero voy a malmeter (aunque sea mal) un poquico.

No hay que perder de vista que tú, Creador, estás más “activo” que nunca. Puede ser por dos motivos: que quieras batir tu record de comentarios o que la muerte de tu gen te haya hecho pendular a lugares antes insospechados.

Desde la poltrona de comentaristas, se agradece que el número vaya aumentado, sobre todo con tan insignes novedades. A ver si nos subís la media (no es ninguna metáfora, me refiero a la intelectual).

Este gallardo caballero presupone que no ha molestado al Creador. Si fuera así seguro que lo arreglo invitándole a una buena comida. Yo creo que un buen almuerzo también te sirve, ¿no?

P.D.: Arriba Eva Green.

P.P.D.: Vaya torta te vas a dar con Perdidos.

P.P.P.D.: Me han gustado las onomatopeyas, estilo Batman años 60.

K dijo...

Pues no que el tío, no satisfecho con su post, se ha comentado ya cinco veces... coméntate con identidad oculta por lo menos, usa la de Bourne (que se debió haber traducido como "Identidad Burruezo")

:o)

Agustín dijo...

Sí, K, sí, el siguiente paso será citarse a sí mismo.

Hago un llamamiento a la movilización de los lectores, que la masa aclame, que el pueblo exija que el Creador cuente las anécdotas de sus noches.

No estaría mal que propusiésemos unas palabras y él componga su historia. Las mías son: jazz, alcohol, ¿mujeres?

Creador bajo el nombre de Mari Trini dijo...

Sí, tío, y otra vez más que me comento, fíjate. No hay quien me pare. I'm on fire. Esto es como una partitura de jazz…

Y hablando de jazz, es muy probable que el próximo poste del bloque verse sobre lo que me aconteció anoche en el Atomic. Decir surrealista es poco… ;o)