miércoles, 2 de abril de 2008

La roja - الحمراء

al-ħamrā’. Mira. Coges. Te vas a La Antigualla por aquello del respeto a los clásicos, sin olvidarte después de acercarte a beber un orgasmo en Los Caños. Te entrarán ganas entonces de recordar a qué sabía el Pilycrim, así que pon rumbo a la Facultad de Derecho y pídelo. Te meterán la anchoa con un Pilycrim farzo llamado Pale Cream, pero no te encabrones y déjalo estar. Tú fúmate un narguile de hierbabuena para quitarte el mal sabor de boca. Como el camarero es colega, se equivocará y te cobrará 10 euros menos, ya verás. Vas teniendo sueño, ¿verdad? Pues déjate de camas: dirígete al mirador de San Nicolás, porque ya que vas a Granada, qué menos que una foto de la Alhambra para disimular… Por fin, tras mucho andar por el Albaicín, tras llorar por echar de menos la vida Makuto, puedes acostarte un ratico.

¡Despierta, rápido, que habéis quedado con Eva y os quiere llevar a Los Diamantes II! A partir de ese momento, la frase del viaje será: ¿T’as t’ao nel Eshavira? y, si te llamas Agustín, tu nombre pasará a ser Santiago. Y a callar. Seguramente irías a ver flamenco, pero acabáis escuchando jazz, así que intenta que no te tiren cervezas por la cabeza. Una cosa importante: si oyes que las de atrás hablan en griego, date la vuelta y pídeles que os hagan una foto con tu muy mejor acento ateniense, tal que así: Με συγχωρείτε, μπορείτε να μας κάνετε μια φωτογραφία; Será una pena si no dejas constancia gráfica de sus caras de asombro. ¿Os habéis quedado los 3 solos? Pues podéis comenzar ahora dos estudios antropológicos: uno sobre la adolescencia, en el Granada 10 (pon cara de pederasta); y otro sobre el joven señorito andaluz, en la Príncipe (imprescindibles la gomina y el jersey en bandolera). Acuéstate, anda. Menudo día te has pegado.



Te levantarás a las mil al día siguiente, así que lo mejor para desayunar será una buena ración de pulpo con su vaso de albariño, una tapa de arroz mixto, un platico de cazón y unas gambas a la plancha. ¡Bien hecho! Ahora es el momento de recordarle a Santiago que te debe una cerveza en El rincón de Michael Landon. Peléate con el camarero porque mucho Coche Fantástico y mucho Webster, pero no tiene cuadros de Luz de Luna en las paredes. Qué gente, resulta que se los roban (!). Venga, remata la tarde con un té de menta que por fin sepa como en Marruecos y, por qué no, pídete un narguile de sandía. Te lo has ganado. ¿Remata he dicho? Nada, nada, hay que seguir. ¡Cuidado, hordas de botelleadores que vienen como los del pueblo de Astérix, hechos unos bestias! Intenta andar a contracorriente y esquivarlos para llegar a la Plaza de Toros, donde te esperan todos los médicos de Granada hincándose copazos a 3,5 euros de vellón gracias a sus tarjetas VIP (!!). Ya está bien. Descansa en la fonda.


¡Dios mío, no llegaréis a coger sitio al Upsetter! Esa noche no actuará el Niño de las Almendras, lástima, pero está la Pili, guapa, flamenca ahí, que se luce. Vais pensando en otra noche épica, menos discotequera, pero tras pasar por el Ágora y tras una cerveza en el Enano Rojo, descubriréis que estáis muertos, así que morid. Oye, ¡os lo vais a pasar de puta madre!



LA ROJA

6 comentarios:

Herblay dijo...

Os ha faltado visitar el mítico estadio de Los Cármenes, famoso porque en él marcó un gol Peter Dubosky con el Real Madrid (un suceso que pocas veces se repetiría).

Gran post, dan muchas ganas de haber estado allí. Otra vez será.

H.

Johnny Ramony dijo...

Por fin, por fin, por fin.
Gran post sí señor, y efectivamente gran viaje que agradezco al Pol y a "milmotes man" (Milmoe, Sarko, Santiago... o como a cada cual le parezca bien jeje). Un placer y espero poder repetirlo en otro destino pronto...
¡¡ Peligro en los Carmenes !!

PD: Un recuerdo para el malogrado Dubovsky y otro al malograble Spasic.

Anónimo dijo...

Muy bueno. Gran estilo narrativo. De hecho, no tiene nada que ver con los otros post, aunque también sean buenos.
Por cierto, si me lo hubieras dicho habría llamado al dueño del Príncipe, que es colega mío (bueno, lo conocí por un compañero y nos fuimos de cañas y salimos por sus 2 garitos). Aunque ahora que lo pienso, como no me avisasteis para el viaje no os merecíais trato de favor en tan ilustre garito.

Anónimo dijo...

Tchu jas etchao en el eschavira??;)Ya era hora...gran relato!! estaba en un sinvivir!!jiji! Aunque te ha faltao hacer mención a Marcel Proust en el Saint Germain!!
Ya os conseguiré una tarjeta VIP, así vendreis mucho más, que no se diga que la alcoholemia no se mantiene en sangre en Graná y por pocos leuros!
Un besote marciano de una brujilla con un trastorno de personalidad en cuanto a acentos...hasta pronto.

El innominado dijo...

Las expectativas que creaste parece que han sido satisfechas: una “pingüe victoria” ;o) Pero te tengo que puntualizar que con buen material es difícil hacer un mal poste.

¿T’as t’ao en la Príncipe? Sí, y me traje la chaqueta en bandolera. ¿Se puede patentar el uso en Murcia? Seríamos unos “cazadores de tendencias” (pido ayuda a los traductores).

Goliadkin dijo...

Solo por tener a Alboroque linkeada y por gustar de Dostoievski, Muse y Depeche Mode te agradezco encarecidamente y te devuelvo tu saludo!