martes, 7 de abril de 2009

La mentira - الكذب

al-kadb. En julio de 1518, una buena mujer se puso a bailar con inusitado frenesí en una calle de la ciudad de Estrasburgo. Hasta ahí, todo normal, porque tarados hay en todas partes, ya lo sabemos. El caso es que, una semana después, aún seguía allí bailando, y lo que es peor: se le habían unido 34 personas. Un mes después, ya eran 400. Sin saber por qué bailaban, con los rostros contraídos por la desesperación al ser conscientes de que no podían dejar de moverse, casi todos murieron de un ataque al corazón.


Ya en el siglo XX, en 1962, un alumno de un internado de Kashasha, en la actual Tanzania, contó un chiste cachondísimo en su clase. Cachondo tuvo que ser, porque los zagales no pudieron dejar de reírse durante más o menos un año, y contagiaron la risa a todo el que se encontraron. Durante estos meses, los habitantes del pueblo y algunas aldeas vecinas estallaban regularmente en carcajadas sin saber por qué, sin poder dejar de reírse, aunque muchos lloraban al mismo tiempo porque no podían respirar y les dolía horrores.


El tema de Ricky Martin y la Nocilla ilustra perfectamente un fenómeno parecido de histeria colectiva. Si es que ya lo dice House: todo el mundo miente. ¿A quién no le dijeron que era segurísimo que había ocurrido, porque un amigo lo había visto y lo tenía grabado? ¡Hasta había quien afirmaba que la Nocilla era la de dos colores! (La mejor, por otra parte.) Yo ni me acuerdo, pero lo mismo fui uno de los que dijo haberlo visto con sus propios ojos. Qué gran mentira, amigos.


Pues bien, aun siendo grande esa mentira, aun siendo una trola más falsa que Judas, os cuento todo esto para tirar por tierra uno de los mitos más arraigados entre los españoles de a pie, una engañifa como nunca antes se ha visto ni se verá, un magno embuste que podríamos resumir en el siguiente apotegma: las calles suizas están impolutas. ¡Pues un cojón de canard, amigos! Las calles de Ginebra y Lausana están atestadas de cigarros y papeles, y sufren de chiclosis como cualquier otro sitio. Lo siento, pero tenía que decirlo, porque hay que parar ahora mismo esta ignominia. ¿Por qué nos mienten? He ahí mi legado. Difundidlo.

11 comentarios:

K dijo...

¿Y cómo sé yo que esto que me cuentas aquí no es mentira? ¿Cómo sé, siquiera, que has estado en Ginebra? Yo creo que tú estás desde hace un año trabajando de dependiente de un cyber en Cehegín, y todo esto son historias producto de tu aburrimiento supino (que rima con...).
Ahora, que tengo que reconocer que lo del Photoshop se te da bastante bi3n.

Postdata.

Paloma dijo...

Yo digo que dependerá del lugar al que te refieras. En mi "fabuloso" verano suizo tenía la sensación de estar viviendo en un pueblín de muñecas. Aunque casi todos los pueblos de menos de 100 habitantes están limpios. Esto es verdad aquí y en la China.
Lo único sucio de La Foulie, conocido por sus habitantes y los del pueblo de al lado como máximo, era mi hotel, ya que la encargada de limpiarlo era yo. Al entrar por las mañanas no podían reprimir un "¡ya nos han entrado otra vez!"

Paloma
(¿exagerar cuenta como mentira?)

Agustín dijo...

Creador, cuando tenías pasión por tu blog documentabas gráficamente tus postes. ¿Dónde está la foto donde aparezca el nombre de la calle suiza a la vez que el chicle pegado en el suelo?

La desidia se ha apoderado de tí (en guiño al tu idolatrado Topeca).

;o)

P.D.: K, ahí le has dao. Pero el TonTT se curró un viaje a Tenerife cuando fuimos nosotros. ¡Qué tío!

Athos dijo...

Seguro que es una casualidad que la suciedad en las calles de Ginebra haya aflorado coincidiendo con tu llegada a la ciudad. Serán cosas de la primavera; o que no te requisaron los paquetes de chicles en el aeropuerto, quién sabe...

Fdo: Athos

José Antonio dijo...

Estimado Sr Pfeiffer:
Me comentan que toda esa basura arrojada a las calles suizas pudo ser esparcida por el perro de “Sorpresa Sorpresa”.

PD. A mí la risa contagiosa me ha recordado una escena de un abuelo en la película "La bruja novata" (Bedknobs and Broomsticks) que ahora no puedo encontrar ¿se me va la cabeza?

http://www.youtube.com/watch?v=a4hH9qGTWPc&feature=related

Alejandra dijo...

Aunque no tengo pruebas, esto de los chicles debe de ser como el mito de los negros y los moritos en cuanto a la longitud de la cosa. Insisto, no sé de lo que hablo pero creo que algo de mito hay.
Besos.

Anónimo dijo...

Sacha que es suiza da fe de ello

Mario dijo...

Canastos! Siempre pensé que lo de Ricky Martin era mermelada...

chexpirit dijo...

Yo escuché que era paté, y tiene más sentido, los perros no comen ni mermelada ni nocilla. Bueno, puede que alguno como Predator lo haga, pero no es lo normal. Lo normal es que coman paté y la comida de perro, la que no es pienso, sabe igual igual que el paté la piara... bueno yo eso no lo sé... me lo han dicho.

Agustín dijo...

Post, post, post. El pueblo exige un post.

Paul Spleen dijo...

@KPhotoshop ha quedado como el estándar para hablar del retoque de fotos, pero, ¿alguien usa Photoshop para eso? Paint Shop Pro de toda la vida, o ahora Picasa…

@PálomLo que tú viste era la otra Suiza. ;o) Nosotros no pudimos, porque los billetes de tren estaban a precios astronómicos.

@AgusMe faltaba material, hombre. Tranquilo, que te vas a hinchar.

@Athos¿Te estás preparando para ingerir cantidades ingentes de mojo?

@JosetxuNo puedo ver tu vídeo, coña. Treguna, mecoides, necrorum satis di. Bedknobs and Broomsticks podría ser un nombre bueno para una peli porno. ¿Os he contado cuando quise ver en Barajas Entre les murs, recientemente descargada de forma muy ilegal, y me salió una bonita película llamada Pali in culo?

@AlejandraHombre, después de tanto viaje a Marruecos y Guinea-Bissau, yo me fiaría de usted al respecto. Cuente, cuente, sin miedo.

@Poeta¿Sabes que vi tres o cuatro boyeros de Berna en Ginebra? Creo que eso es un oxímoron, ¿no?

@MarioCreo que era aceite.

@ChexpiritNo me digas que has hecho un vídeo llamado One Guy One Cup (of Dog Food)